Melé

Joan Melé y Cristián Warnken ahondan en las profundidades de la banca ética

Joan Melé y Cristián Warnken ahondan en las profundidades de la banca ética 2784 1856 Banca Ética Latinoamérica

El reloj marca las 19.15 horas. Se detiene el sonido de un piano. El público aplaude. No de pie, pero aplaude. Entonces, Cristián Warnken da lectura a una frase del fallecido filósofo chileno Humberto Giannini (“La conversación es una de las formas más altas de la hospitalidad humana”) para abrir un espacio de más de 60 minutos en el que conversará con Joan Melé sobre la banca ética. Pero por sobre todo acerca de los fundamentos humanos de este proyecto que se incuba en toda América Latina. Y del cual el banquero catalán es un principal referente. Su impulsor.

En el diálogo circula la poesía, las lecturas y referencias a Goethe, Hölderlin, Quevedo, Juan Ramón Jiménez, entre otros. Warnken pregunta y Melé responde. En su estilo, con el aplomo que le caracteriza y la pasión que vuelca en las pizarras que tanto gusta ocupar. Porque las prefiere a los «powerpoint», afirma.

Ahondan en el sinsentido de una parte del existencialismo y en lo que otros, de manera dialéctica, han definido como el sentido de la vida.

Y ahí es que Melé hace aflorar su virtud. Esa que tiene que ver con la facilidad para transitar de las ideas a la palabra. Para explicar de qué se habla cuando se habla de banca ética. De aquello que -subraya- ha sido el error de separar el mundo físico del mundo espiritual. “El problema de la ciencia es cómo ha explicado la vida”, exclama.

Entonces, Melé advierte – o más recuerda- que los seres humanos hacemos cosas que no son necesarias. Como pintar, escribir poesía, construir catedrales. Amar, Y que esas cosas son precisamente las que también promueve este modelo de banca. Llamada ética, y que pone al ser humano en el centro de todo. Con especial cuidado del planeta, como el hogar que todos habitamos y que, por añadidura, deberíamos cuidar con celo extremo.

“Nos hemos deshumanizado”, pese a los recursos, pese a la tecnología, profiere Joan Melé, mientras su voz recorre todos los rincones de la sala de Icare en que transcurre el evento.

Con la misma fuerza, habla del uso consciente del dinero, de que detrás de un precio barato alguien lo paga caro en otro lugar, y de que nunca nadie se pregunta qué hacen los bancos con su dinero.

“Es urgente el compromiso”, dice, para luego cerrar con una sentencia que eriza la piel de las más de 120 personas que escuchan atentos. Que lo siguen con la mirada. Que observan su pizarra… “Esto tiene una fuerza increíble. Es un ejemplo de que se puede hacer y de que lo estamos haciendo”.

Conoce las noticias y eventos de tu país

Quiero impulsar el proyecto de Banca Ética Latinoamérica en mi país.