Comparte esta página

Economía del bien común

UN MODELO ÉTICO QUE CONDICE VALORES CONSTITUCIONALES CON PRINCIPIOS ECONÓMICOS.

¿QUÉ PASARÍA SI DESDE MAÑANA EL ÉXITO ECONÓMICO DEPENDIERA DE INDICADORES VALÓRICOS COMO LA SUSTENTABILIDAD Y LA JUSTICIA SOCIAL?

Fue en el año 2010, cuando el profesor austriaco de economía y propulsor de la Banca Democrática, Christian Felber, planteó un modelo económico alternativo basado en los valores fundamentales de la sociedad, el modelo de la economía del bien común. Un sistema que promueve valores humanos y ecológicos que rompen el paradigma de la acumulación y el beneficio económico como indicador de éxito, para dar paso a las utilidades sociales como el corazón del bien común y la creación de un mundo mejor. El modelo diseñado por Felber se basa en cinco principios fundamentales que nos guían hacía el bien común:

_ LA DIGNIDAD HUMANA

_ LA SOSTENIBILIDAD ECOLÓGICA

_ LA JUSTICIA SOCIAL

_ LA TRANSPARENCIA

_ PARTICIPACIÓN DEMOCRÁTICA

¿Cómo llevamos a la práctica el bien común? A través de la aplicación de herramientas que en primera instancia complementan al PIB y los balances financieros, y que posteriormente pretenden reemplazarlas, éstas son el índice del bien común y el balance del bien común.

 

MATRIZ DEL BIEN COMÚN

A NIVEL MICROECONÓMICO

La matriz del bien común es la principal herramienta del modelo y la que ha presentado un mayor desarrollo. Su objetivo es medir la contribución de la organización al bien común, mediante un diagnóstico organizacional que detecta el grado de alineamiento de la organización con los cinco valores.

 

La matriz consta de 17 indicadores que se desprenden del cruce de los cinco valores y los grupos de contacto o stakeholders. Estos indicadores a su vez se subdividen en 67 criterios más específicos que son evaluados individualmente y que su resultado dependerá del avance de la organización en cada uno. La aplicación de la matriz arroja una puntuación que es la sumatoria de todas las puntuaciones obtenidas en cada indicador. Esta puntuación va desde los 0 puntos hasta los 1000 puntos en el mejor de los casos. El modelo sugiere que en un futuro surjan políticas públicas que premien a las organizaciones que tienen puntuaciones más altas, por ejemplo a través de la reducción de la carga tributaria. Finalmente, luego de aplicar la matriz como sistema de diagnóstico, surge el balance del bien común que es el informe de resultados en el que se detalla la relación de la organización con el bien común, argumentos de cada criterio, conclusiones generales y futuros compromisos de la organización con el bien común.

Comparte esta página