Latinoamérica

«Hay que dejar de tener miedo al miedo”

«Hay que dejar de tener miedo al miedo” 1281 855 Banca Ética Latinoamérica

“Hay que dejar de tenerle miedo al miedo”, fue uno de los llamados a la acción lanzados por Mariano Kasanetz, director del Seminario de la Comunidad de Cristianos durante el webinar titulado El Coraje y la Transformación del Miedo, que junto a Joan Melé, presidente de la Fundación Dinero y Conciencia, protagonizaron vía Facebook Live en la página de Banca Ética Latinoamérica.

Cerca de 1000 personas en línea pudieron disfrutar del diálogo profundo e inspirador de los ponentes durante el tercer encuentro del Ciclo Digital Dinero y Conciencia 2020, este 16 de abril.

Joan Melé partió leyendo un poema de Ulrich Schaefer, titulado Forjando la Armadura, cuya primera línea es es una declaración de principios muy a tono con la contingencia “ Me niego a someterme al miedo que me despoja de la alegría de mi libertad”.

Seguidamente, Kasanetz tomó la palabra para describir y explicar los signos y la naturaleza del fenómeno social mundial que se está viviendo apropósito de las medidas de aislamiento social impuestas como medidas preventivas contra la pandemia del Covid 19.

“Más allá del enemigo invisible que es el virus lo que tenemos como vivencia concreta es el miedo” sentenció. 

Y aunque algunos-explica- dirán se sienten impotentes,otros dirán tengo rabia porque estoy atado de mis posibilidades, temo por mi gente querida y en última instancia por sí mismos. “Estamos enfrentándonos con el espíritu del miedo”.

Detalla que ese miedo que se siente hoy en todo el mundo, es por el miedo a morir, por la incertidumbre por lo que el destino nos traiga al morir, el miedo de depender de la decisión de otro, de diversos gobiernos. Y todos tienen en común que  se siente como algo externo que “influye sobre nosotros y nos quita la posibilidad de tomar decisiones sobre nosotros mismos”. 

Y es allí, según Kasanetz, donde radica el centro del problema pues a lo largo de toda la evolución de la humanidad hemos ido creciendo hasta lograr lo que hoy consideramos nuestro centro de poder que “ es la capacidad de comprender lo que nos pasa. De pensar con claridad”. 

Por eso-agrega- la experiencia profundamente anímico espiritual que nos trae la posibilidad de comprender  lo que nos pasa y nos brinda sentido para realizar actos transformadores sobre lo que nos pasa se conoce como consuelo. 

La palabra consuelo no hace referencia a un alivio de una situación, sino a la posibilidad de entender la situación e integrarla  a todo lo que me pasa.

Es decir la comprensión de lo que nos pasa nos suma como individuos a las toma decisiones que van a tener sus efectos en nosotros mismos. “Dejamos de ser títeres y marionetas y pasamos a ser protagonistas”, concluye

Y aunque observa que paradójicamente hay mucha gente que busca que otros decidan qué hacer para resolvernos el problema, lo que nos abarca como Pandemia, es el miedo a perder “la pepita de oro” desarrollada por la humanidad que no es otra que “ la aparición de individuos, que piensen por sí mismo, que tomen decisiones, y se hagan responsables de las consecuencias de esas decisiones”.

A su juicio, este es el blanco que está siendo atacado profundamente por el espíritu del miedo y nos quita la  posibilidad de nuestras decisiones.

En contrapropuesta, Kasanetz nos invita a ver al miedo como un idioma,  un lenguaje, que debemos transformar en aliado. “El miedo nos indica cuál es el próximo desafío”.  Por lo tanto considera “hay que dejar de tenerle miedo al miedo”. 

Señala que la humanidad está llamada en este momento a dar fruto en el sentido de cada ser humano se torne señor de sí mismo. Una sociedad basada en el pacto entre personas libres. La libertad es la madre de la confianza, no el control.

No hay que esperar tanto para tomar decisiones en libertad

Por su parte, Joan Melé, añade que en esa confrontación con el espíritu del miedo., se hace evidente como se ha perdido la vivencia de la dimensión espiritual. Y allí aparece una obsesión por acumular dinero, que no es otra cosa frente que el miedo a la muerte. “Pensamos que teniendo dinero vamos a poder afrontar todo lo que se viene. Creen que se van a evitar los problemas de la vida” advierte.

En su experiencia de 30 años en la banca, recuerda haber visto cómo cuando una persona humilde recibía dinero por haber ganado la lotería, el espíritu del miedo era lo primero que lo tomaba. “Miedo a perderlo o a que se lo pidan. O piensan de una vez cómo lo van a triplicar”. 

A quienes viven ese temor, les provoca y dice: “Mañana vamos a morir todos. Entonces para qué acumular dinero si cuando lo tengas la vida va a traer un problema que con dinero no lo vas a solucionar. El dinero no da seguridad sino da miedo y ansias de poder. Y en ese afán provocamos dolor a los demás”.

En contraposición, propone preguntarse qué voy a hacer yo para que después que pase todo este paro laboral las cosas no vayan tan mal económicamente. 

Queremos buscar la seguridad afuera y dice nunca la vas alcanzar. «Dentro es donde está el centro de gravedad» afirma.

Joan Melé recomendó a los jóvenes  no esperar tanto para tomar decisiones en libertad. El coraje surge del consuelo, saber que puedo realizar actos plenos de sentido. Mi nueva identidad no es más el temor por lo que pueda pasar, mi identidad se construye desde la decisión tomada.

Al hilo, Kasanetz retomó el planteamiento y preguntó a la audiencia ¿Vamos a esperar que venga la ola o vamos a mover el agua?

Finalmente, Marina Bresslau y Juan Bottero. miembros del equipo de la Banca Ética Latinoamérica agradecieron la conexión de los presentes e invitaron a conectarnos nuevamente el próximo 23 de abril, cuando se celebrará  el seminario titulado “Banca Ética y los desafíos estructurales de Latinoamérica”, en el que Joan Melé compartirá pantalla con Sebastián Cantuarias, director ejecutivo de la Fundación Dinero y Conciencia. Para inscripción aquí.

Si quieres revivir la conferencia completa pincha aquí.

Tras el Covid- 19 hay que reconstruir la economía desde la fraternidad

Tras el Covid- 19 hay que reconstruir la economía desde la fraternidad 1168 643 Banca Ética Latinoamérica

Ante la pregunta de cómo enfrentar la reconstrucción de la economía tras la pandemia del Covid 19, Sebastián Cantuarias, director ejecutivo de la Fundación Dinero y Conciencia, cree  que pasa por repensar cómo puedo convertirme desde la empresa, las instituciones, la ciudadanía, en un actor fraterno de la economía «no podemos seguir echándole la culpa al Gobierno y a los políticos y a  los empresarios».

En entrevista para CNN-Chile, en el programa Noticias Express, Cantuarias propuso retomar la lógica de las reconstrucciones tras las catástrofes naturales «lo que dicen es cuando usted reconstruye hágalo mejor».  De allí el llamado a las autoridades, a los gobiernos y a los Estados y a todos los actores que tienen la responsabilidad de gestionar la crisis  en materia de la economía.

Por ejemplo, analizó la medida del gobierno chileno de crear un fondo de 3.000 millones de dólares que actuaría a través del Fogape (Fondo de Garantía para el pequeño empresario) considera que podría operar también a través de las Fintech y las asociaciones de microfinanzas. 

Afirma que hay una tremenda oportunidad de reconstruir mejor la economía, de mejorar las condiciones laborales, de reducir el impacto climático de la economía. La pausa obligada que tiene hoy día la economía, nos permite bajar un poco las revoluciones para  cuando volvamos a salir hacerlo diferente. «Salir con una economía más fraterna mucho más preparada para lo que el mundo nos está pidiendo».

Advierte que hoy día no podemos sólo pensar cómo inyectar liquidez a través de los bancos en la pymes, también tenemos que pensar cómo capitalizamos las pymes, como mejoramos sus cadenas de valor con respecto al medio ambiente, cómo mejoramos las relaciones laborales.

 

La economía actual ya no aguanta más

Distingue dos caminos desde los cuales partir ya: Hay un momento único de repensar las relaciones laborales, instaurar de manera mucho más amplia el 10X, también repensar los bonos de productividad, impulsar la certificación de las empresas B, e impulsar el cooperativismo.

Y esta es una catástrofe que no es como las naturales que destruyen la infraestructura.  Por tanto tenemos una oportunidad única de salir a tener otro tipo de consumo, por ejemplo no consumir chatarra, sino a consumir cultura (teatro, la música).

Otra transformación que debe operar, según Cantuarias, es la que surge de la pregunta quién fabricó este producto, dónde se fabricó, qué respeto en los derechos humanos hubo en su elaboración. «Preguntarse esas interrogantes pueden calar muy hondo hoy día en el consumidor y en la ciudadanía. Dejar el crédito de consumo. Empecemos a consumir Cultura y Arte» invitó.

Rol del sistema financiero

Considera esta es la oportunidad para que la banca se replantee su rol. «Imagínense al banco como el corazón de la economía. El banco que hace fluir el dinero, la sangre de la economía. Porque hacia dónde yo hago fluir el dinero es el tipo de sociedad que estoy construyendo.

Y en ese sentido, advierte que hoy día «existen empresas que destruyen el medio ambiente porque el banco las financia por lo tanto hoy día la banca tienen una oportunidad gigante de incorporar criterios éticos de inversión para decidir a quién le presto y a quién no, qué tipo de créditos de consumo le ofrezco a las familias, o ¿voy a seguir endeudando a las familias o voy a empezar a promover un consumo de valor agregado?. 

Y el rol del sistema financiero no puede verse sólo a través de los bancos, aclara que también está todo el sector Fintech, donde Chile tiene un liderazgo importante a nivel mundial y  todo el sector de las microfinanzas.  «El sector financiero tiene muchos actores que hoy día pueden entrar al ruedo de lo que está pasando en el país y hacer un aporte muy importante» concluyó.

Frente a quienes dicen que no podemos seguir deteniendo la economía y hay que asumir los riesgos de muerte que significa un alto nivel de contagios de Covid 19, Cantuarias difiere, aclarando que lo que «no podemos seguir es con esta economía porque es esta economía la que está matando gente y destruyendo al planeta. Para que la economía vuelva a crecer no podemos seguir haciéndolo a costa del planeta o a costa de los derechos de las personas». Para ver la entrevista completa haz clic aquí.

Carta Abierta Sobre Los Desafíos Económicos Actuales por Sebastián Cantuarias

Carta Abierta Sobre Los Desafíos Económicos Actuales por Sebastián Cantuarias 1920 1280 Banca Ética Latinoamérica

En general existe una visión común de la forma de abordar las acciones de reconstrucción post catástrofes; cuando vaya usted a reconstruir, hágalo mejor de como estaba. Así, si tiene que reconstruir una ciudad, un barrio o una comunidad, recoja los errores del diseño anterior y piense en el largo plazo. Acá la opinión de los expertos es tajante, no hacer lo mismo que había antes, siempre es necesario reconstruir mejor.

Otra clave del proceso de reconstrucción, es que la emergencia no es un hecho aislado, si no al contrario. La emergencia es el primer paso de la reconstrucción y cómo usted haga eso, determinará lo que viene. Estos y otros conceptos son abordados por Sebastián Cantuarias, director ejecutivo de la Fundación Dinero y Conciencia, en la reflexión titulada Carta Abierta Sobre los Desafíos Económicos Actuales. Para leer completo el documento haz clic en este link.CARTA ABIERTA SOBRE LOS DESAFÍOS ECONÓMICOS ACTUALES 2.docx

Nosso relacionamento com a Terra requer uma conexão espiritual

Nosso relacionamento com a Terra requer uma conexão espiritual 1281 855 Banca Ética Latinoamérica

No âmbito do Ciclo Virtual Dinheiro e Consciência 2020, a videoconferência, Nosso vínculo com a Terra, foi realizada com sucesso em 9 de abril de 2020, com Joan Melé, presidente da Fundación Dinero y Conciencia, e Guillermo Scallan, diretor de Operações da Fundaçión Avina.

O seminário começou com a leitura de Joan Melé do poema Invictus, de William Ernest Henley, um poeta britânico que viveu no século XIX. Os versículos deste trabalho destacam-se como inspiração para superar as adversidades e a força do espírito.

Em tempos de confinamento global forçado pela pandemia de Coronavírus, Melé lembrou esse trabalho que inspirou Nelson Mandela a resistir aos 27 anos de prisão, mas depois emergiu sem vingança e conquistou a presidência sul-africana. O isolamento social ao qual fomos submetidos «ao lado disso é como férias», disse ele.

Ele então entrou no tópico proposto para explicar que nosso vínculo com a Terra não pode ser visto apenas do ponto de vista climático, mas de um relacionamento mais profundo que começa com a compreensão, a visão e o sentimento de que somos a Terra.

“A Terra não é algo à parte de nós. No nível físico, inspiramos e expiramos o mesmo ar. Em outras palavras, estamos temporariamente imbuídos do mesmo ar. No nível da água e dos líquidos, é o mesmo. Nós bebemos esses líquidos, eles entram em nós e depois retornam ao mundo. Da mesma forma, os alimentos que consumimos e depois excretamos novamente. Nosso próprio corpo que vem do nascimento e quando morre volta à terra «, explica ele, para exemplificar como estamos fisicamente conectados.

 Ele lembrou que Kepler já o havia avisado quando disse que a Terra também é um ser vivo com alma e espírito.

 Nesse sentido, Melé adverte que não apenas afetamos a Terra quando desmatamos ou poluímos o ar ou as águas, mas também quando temos emoções negativas e destrutivas.

 Portanto, influenciamos a Terra com nosso mundo interior, mas a Terra também nos influencia em seu processo psíquico. É por isso que ele recomenda: «seria bom que, no futuro, nossa alma e nosso ser espiritual pudessem coexistir conscientemente com o da Terra».

 Esse conhecimento de que é falado de maneira racional e intelectual – ele afirma – já existia nas culturas originais.

 Portanto, embora ele reconheça que é «muito importante falar sobre mudanças climáticas, é insuficiente», na sua opinião, deve ser elevado a um nível espiritual. Tudo o que está acontecendo na Terra e se manifesta de maneira material é um reflexo do mundo espiritual.

 Melé convidou a descobrir, a partir da meditação e do sentimento, o milagre de poder ser um com a Terra e o cosmos num nível espiritual.

Uma educação que promove a vontade e o espírito

Por sua vez, Guillermo Scallan, diretor de operações da Fundación Avina, leu o poema de Gabriela Mistral, o Decálogo do Mestre, como ponto de partida para refletir sobre porque parte dos desequilíbrios atuais é o produto de uma educação altamente focada no racional e no intelectual à custa de outras inteligências humanas.

“Geramos desequilíbrios profundos na Terra. Nós ferimos mortalmente a Terra. Geramos grande sofrimento animal. Agora que estamos confinados, parece que algo está se recuperando”. Para dimensionar o tamanho do dano, ele afirma que 1 bilhão de pessoas vivem sem água. E, segundo Scallan, a origem desses desequilíbrios foi gerada, em parte, pela educação. «A teoria da evolução de Charles Darwin nos causou muitos danos», pois precipitou o valor da competição e o intelecto no início da educação.

Usando uma metáfora, ele ressalta que temos uma cabeça enorme, mas somos atrofiados nos nossos sentimentos e na nossa vontade. E assim desenvolvemos um relacionamento intelectual com o mundo. Então, alcançamos uma relação de ganha-perde, onde vencemos e o mundo perde.

Como contraproposta, ele acredita que a educação deve então acionar o espírito e a vontade. É por isso que vemos com grande esperança o nascimento das empresas B, porque reforçam a importância de pensar não apenas em lucratividade e competição, mas também em dignidade humana e em cuidar do planeta.

As empresas B e os bancos éticos são uma gota de homeopatia que está gerando mudanças profundas, mas num organismo que ainda está doente e pandêmico.

Este mundo se recusa a morrer e vem se radicalizando. Temos que gerar uma recuperação econômica, mas boa.

Finalmente, Marina Bresslau e Juan Bottero, os membros da equipe da Banca Ética latinoamerica agradeceram aos presentes pela conexão e nos convidaram a se conectar novamente em 16 de abril, quando será realizado o seminário intitulado Coragem e Transformação do Medo, no qual Joan Melé compartilhará a tela com Mariano Kasanetz, diretor do Seminário da Comunidade Cristã. Para inscrição aqui.

Se você quiser reviver a conferência inteira, clique aqui.

 

Nuestra relación con la Tierra requiere de una conexión espiritual

Nuestra relación con la Tierra requiere de una conexión espiritual 1281 855 Banca Ética Latinoamérica

En el marco del Ciclo Digital Dinero y Conciencia 2020, se celebró de manera exitosa la videoconferencia, Nuestro vínculo con la Tierra, este 9 de abril 2020, con Joan Melé, presidente de la Fundación Dinero y Conciencia y Guillermo Scallan, director de Operaciones de Fundación Avina.

El seminario partió con la lectura por parte de Joan Melé, del poema Invictus de William Ernest Henley, poeta británico que vivió en el siglo XIX. Los versos de esta obra destacan como inspiración a la superación de la adversidad y la fortaleza de espíritu.

En tiempos de confinamiento mundial obligado por la pandemia del Coronavirus, Melé recordó esta obra que inspiró a Nelson Mandela a resistir su encarcelamiento de 27 años, para luego salir sin ánimos de venganza y lograr la presidencia de Sudáfrica. El aislamiento social al que hemos sido sometidos “Al lado de esto son como unas vacaciones” sentenció.

Seguidamente entró en el tema propuesto para explicar que nuestro vínculo con la Tierra no sólo puede verse desde el punto de vista climático sino de una relación más profunda que parte de entender, ver y sentir que nosotros somos la Tierra.

“La Tierra no es algo apartado de nosotros.  A nivel físico el aire que respiramos, cuando uno inhala ese aire que ha entrado en mi y luego expira,  estamos juntos, y tú respiras el mismo aire y así. Es decir que temporalmente estamos compenetrados por el mismo aire. A nivel del agua y líquidos es lo mismo. Ingerimos esos líquidos, entran en nosotros y luego vuelven al mundo. Igualmente el alimento que consumimos y luego volvemos a excretar. Nuestro propio cuerpo que viene del nacimiento y cuando llega la muerte vuelve a la tierra” explica para ejemplificar cómo estamos conectados en lo físico.

Recordó que Johannes Kepler ya lo había advertido cuando dijo que la Tierra es también un ser vivo con alma y con espíritu.

 En este sentido, advierte que no solo afectamos a la Tierra cuando talamos árboles, deforestamos o contaminamos el aire o las aguas, también cuando tenemos emociones negativas y destructivas.

Por tanto nosotros influenciamos a la Tierra con nuestro mundo interior, pero la Tierra también en su proceso anímico nos influencia a nosotros. Es por ello que recomienda “sería bueno que en el futuro, nuestro ser anímico y espiritual pudiera convivir de manera consciente con el de la Tierra”.

Este conocimiento del cual se habla de manera racional e intelectual -afirma- ya existía en las culturas originarias.

De allí que aunque reconoce que es “muy importante hablar del cambio climático, es insuficiente”, a su juicio, hay que elevarlo a nivel espiritual. Todo lo que está sucediendo en la Tierra y se manifiesta de manera material es reflejo del mundo espiritual.

Invitó a descubrir desde la meditación y el sentir, el milagro de poder ser uno con la Tierra y el cosmos a nivel espiritual.

Una educación que promueva la voluntad y el espíritu

Por su parte, Guillermo Scallan, director de Operaciones de Fundación Avina, leyó el poema de Gabriela Mistral, Decálogo del Maestro,como punto de partida para reflexionar del por qué parte de los desequilibrios actuales son producto de una educación muy enfocada hacia lo racional e intelectual en desmedro de otras inteligencias humanas.

“Hemos generado profundos desequilibrios en la Tierra. Hemos herido de muerte a la Tierra. Hemos generado grande sufrimiento animal. Ahora que estamos en confinamiento parece que algo se recupera». 

Para dimensionar el tamaño del daño afirma que 1.000 millones de personas viven sin agua.

Y según  Guillermo Scallan, en parte el origen de estos desequilibrios los ha generado la educación. “Nos ha hecho mucho daño la teoría de la evolución de Charles Darwin” dado que precipitó en la educación el valor de la competencia, y el intelecto de manera temprana.

Usando una metáfora señala que tenemos una cabeza enorme pero somos raquíticos en nuestros sentimiento y en nuestra voluntad. Y por lo mismo hemos desarrollado una relación intelectual con el mundo. Por lo que hemos logrado una relación ganar perder, donde ganamos nosotros y pierde el mundo.

Como contra propuesta cree que la educación entonces debería poner en movimiento el espíritu y la voluntad para lograr ese cambio desde los niños y jóvenes.

Por eso vemos con mucha esperanza el nacimiento de las empresas B porque refuerzan la importancia de no pensar sólo en la rentabilidad y la competencia sino en la dignidad humana y en el cuidado del planeta.

Las empresas B y la banca ética son una gota de homeopatía que está generando profundos cambios, pero en un organismo que sigue enfermo y pandémico.

Este mundo se niega a morir y se ha ido radicalizando. Tenemos que generar una recuperación económica pero  de la buena.

Finalmente, Marina Bresslau y Juan Bottero. miembros del equipo de la Banca Ética Latinoamérica agradecieron la conexión de los presentes e invitaron a conectarnos nuevamente el próximo 16 de abril, cuando se celebrará  el seminario titulado El Coraje y la Transformación del Miedo, en el que Joan Melé compartirá pantalla con Mariano Kasanetz, director del Seminario de la Comunidad de Cristianos. Para inscripción aquí.

Si quieres revivir la conferencia completa pincha aquí.

“No habrá salud individual, sino hay salud social”

“No habrá salud individual, sino hay salud social” 1281 855 Banca Ética Latinoamérica

En el marco del Ciclo Digital Dinero y Conciencia 2020, cerca de un millar de personas pertenecientes a la comunidad de adherentes de la banca ética y a  organizaciones que generan impacto positivo en la sociedad y público en general, se reunieron por video conferencia, este 2 de abril 2020, con Joan Melé, presidente de la Fundación Dinero y Conciencia y la dra. Ana Paula Cury, médica antroposófica de la Universidad Federal de Minas Gerais, quienes disertaron sobre la Salud Individual y la Salud Social de la humanidad.

Joan Melé partió explicando cómo a través de los años una parte de la ciencia materialista ha querido reducir al ser humano a un animal superior que lucha para sobrevivir, lo que provoca miedo y hace que nos volvamos egoístas. Y hayamos olvidado qué significa vivir la vida con sentido humano lo que “provoca una separación entre lo realmente esencial, lo humano y la materia, provocando, una herida, un dolor y la enfermedad”. Y es esa herida la que nos proponemos sanar desde la conciencia.

En tiempos de la crisis sanitaria más importante de este siglo, la dra. Ana Paula Cury, explicó que «si en mi esfera de la mente tengo un interés por el mundo, por los demás, por la fuente de toda la vida, entonces en el cuerpo puedo lograr permanecer intacto. Cerrado. Inmune”.

A su juicio, solemos pensar que la pandemia actual ocurre como una enfermedad infecciosa causada por un virus, sin embargo, advierte que “no es la causa: es el indicador del desequilibrio preexistente que llevamos dentro de nosotros. Para que un virus o una bacteria encuentre el ambiente adecuado, la sangre debe tener su Ph alterado – alguna región del cuerpo debe ser más alcalina o ácida”.

El coronavirus – cuyo nombre indica el «núcleo», el corazón – sugiere que la tarea de la humanidad es pensar con el corazón. El pensamiento frío y analítico puede pasar a ser vivo, caliente. Y que en el medio podemos encontrarnos y reconocernos como seres espirituales. Para llevarnos de las noticias falsas a la verdad, de la enfermedad a la salud social.

Insiste en que hemos apelado tanto al intelecto que estamos llevando al colapso de nuestro sistema nervioso. Estamos viviendo en un momento de pérdida de equilibrio. 

De allí, la incidencia mundial del cáncer que ha aumentado enormemente y se ha extendido a todos los continentes. “¿Y qué es el cáncer sino la somatización, la imagen en el cuerpo de una tarea que tenemos que realizar? ¿No es nuestra ilusión de separación?», reflexiona.

Concluye que “uno tiene que ser para que el otro también lo sea; no podemos evolucionar de forma aislada. 

 Relata que en los primeros días de nuestra evolución, vivíamos en comunión con lo divino. Hoy nos separamos de él. Y vivimos en el egoísmo. Propone la reconciliación como remedio que no es otra cosa que volver al centro.

Globalizar la economía y la conciencia

Por su parte, Joan Melé destaca la libertad, el amor y la creatividad como  las cualidades del ser humano en potencia, estas cualidades también son necesarias llevarlas a la economía. 

«Es necesario globalizar la economía, pero también es necesario globalizar la conciencia», advierte Melé cuando apunta a que no puede seguir funcionando una economía exclusivamente desde el crecimiento y la rentabilidad cuando eso implica la explotación de personas.

Hoy día es un buen momento para hablar de economía porque, en el horizonte y después de toda esta epidemia va a  haber mucho sufrimiento social la crisis económica, “no se va poder resolver sólo desde los gobiernos, tenemos que resolverlos desde lo fraternal” sentencia.

“No puede haber salud individual, sino hay salud social”, insiste por ello en la importancia de aportar a la economía desde lo fraterno y transformando el sistema financiero con un banco que sirva a esa nueva economía. 

“No podemos seguir llevando el dinero sin saber a quién sirve nuestro dinero” al adelantar parte de lo que será  del tema del cuarto seminario de este ciclo Dinero y Conciencia 2020, titulado la “Banca Ética y los desafíos estructurales de Latinoamérica”.

Citando a Dostoyevsky recuerda que tampoco “ningún sistema político debería permitirse si está basado en el sufrimiento de una sola persona”, por lo que espera que después de esta gran crisis que está produciendo mucho dolor surja uan transformación de la conciencia.

«Hay que decir a los jóvenes: no trabajo para ganar dinero, trabajo porque gracias a mi trabajo el mundo será mejor, por eso trabajas”

«Yo trabajo para el mundo y el mundo trabaja para mí.» Joan Melé.

Finalmente, Marina Bresslau y Juan Bottero. miembros del equipo de la Banca Ética Latinoamérica agradecieron la conexión de los presentes e invitaron a conectarnos nuevamente el próximo 9 de abril, cuando se celebrará  el seminario titulado “Nuestro vínculo con la tierra” en el que Joan Méle compartirá pantalla con Guillermo Scallan, director de Operaciones de Fundación Avina. Para inscripción aquí.

Si quieres revivir la conferencia completa haz clic aquí

Joan Melé recorrerá Latinoamérica con la Gira Dinero y Conciencia 2020

Joan Melé recorrerá Latinoamérica con la Gira Dinero y Conciencia 2020 2083 2083 Banca Ética Latinoamérica

En el marco de la creación de la Banca Ética Latinoamérica, el banquero catalán Joan Antoni Melé realizará la Gira Dinero y Conciencia 2020, desde el 23 de marzo hasta el 28 de mayo, período durante el cual visitará Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Colombia

Joan Melé, el precursor de la banca ética, compartirá este 2020, su inspirador y vigente mensaje de transformación personal y de la sociedad desde el despertar de la conciencia y del uso consciente del dinero. 

El 2020 es un año clave para el proyecto bancario de la Banca Ética Latinoamérica, pues será el año de la apertura de distintas oficinas de impacto en el continente y la solicitud de la licencia bancaria para operar como banco regulado en Chile. 

Juan Bottero, coordinador de la Gira Dinero y Conciencia 2020, explicó que el propósito del proyecto es que el dinero llegue a las empresas que están dando respuestas concretas a los desafíos estructurales de Latinoamérica y así ir transformando la realidad en pos de un futuro sostenible e inclusivo. 

La gira 2020 tiene por objetivo convocar a los inversionistas y a las empresas sostenibles a ser parte de este proyecto. Para lo cual se desplegarán distintas charlas y talleres. 

La Gira Dinero y Conciencia 2020 parte en Chile, territorio donde tendrán lugar distintas actividades, entre el 24 de marzo y el 7 de abril, en las ciudades de Santiago, Coquimbo y Limache. 

Seguidamente, estaremos en Buenos Aires, en la Argentina, desde el 13 de abril hasta el 22 de abril. Posteriormente, la gira llegará Montevideo, Uruguay desde el 23 de abril al 29 de abril, para luego retornar a la capital argentina para una segunda jornada del 30 de abril al 2 de mayo. 

El gran Brasil, lo recibirá desde el 4 de mayo hasta el 21 de mayo de 202o, en Sao Paulo, Bauru, Botucatu y Río de Janeiro. La Gira Dinero y Conciencia 2020 cerrará el 28 de mayo en Bogotá, Colombia. 

Evolución del proyecto 

Durante 2019, el proyecto de Banca Ética Latinoamérica recorrió Buenos Aires, Rosario, Bogotá, Medellín, Montevideo, Santiago y Sao Paulo donde desarrolló un estudio de mercado que permitió visualizar las potencialidades en las tres áreas claves de inversión en las que el banco busca intervenir, tales como: Educación y Cultura, Desarrollo e Inclusión Social y Naturaleza y Medio Ambiente. 

Si quieres ser parte de este cambio y disfrutar de la experiencia de sus charlas y talleres, visítanos http://dineroyconciencia.lat/ y síguenos en las redes sociales de @bancaeticalat y @dobleimpactolat.

Diego Pereira: El mercado financiero es donde se pueden hacer los cambios más grandes

Diego Pereira: El mercado financiero es donde se pueden hacer los cambios más grandes 1600 1066 Banca Ética Latinoamérica

Agustín Courtoisie , realizó un reportaje a Diego Pereira, representante de Banca Ética Latinoamérica en Uruguay, con motivo de su presentación de banca ética en el tercer foro de la Red Internacional de Economía Humana – Uruguay, realizado el 26 de junio de 2019 y cuyo eslogan fue “Empresas para una economía humana».

Reproducimos parcialmente el escrito periodístico titulado «La ética te banca» publicado el pasado 23 de diciembre de 2019, en la diaria.

Al hablar no muestra el fervor de un cruzado, pero su serena convicción y sus precisiones conceptuales resultan mucho más elocuentes. Y el efecto es perdurable. Conocí a Diego Pereira, indica Courtoise, en el foro “Empresas para una economía humana”, organizado por la Red Internacional de Economía Humana (RIEH), gracias a los buenos oficios de Julián Suquilvide.

Allí Pereira soltó frases como “el mercado financiero es donde la economía muestra su peor cara, poscrisis 2008, esto es claro”, para matizar después con “es en el mercado financiero donde se pueden hacer los cambios más grandes de la economía”.

Un par de meses después de escuchado en la sede de la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa, Courtoise le formuló algunas preguntas por mail.

Recordó además aspectos medulares de su ponencia en el foro de la RIEH: la banca ética no es una mera expresión de deseos, sino que ya existen 55 bancos en el mundo en esa movida, con 60 millones de clientes y casi 200.000 millones de dólares de activos. La banca ética no es aspiracional, es casi 4% del mercado bancario mundial. En Uruguay el concepto está en un nivel de prefactibilidad. Porque en la banca no todo puede ser frío análisis de riesgo, sin medir otro tipo de consecuencias. El núcleo de la banca ética, igual que en otras partes, reside en financiar empresas que generan impacto positivo, por ejemplo en áreas como el desarrollo social, el medioambiente, la educación y la cultura.

Diego Pereira tiene 44 años. Es director de Banca Ética Uruguay y miembro del equipo coordinador de Banca Ética Latinoamérica. Economista, casado y padre de tres hijos, un varón y dos nenas. Economista independiente, asesor de empresas en la consultora BM Latam. Docente e investigador de la Universidad de la República y la Universidad Católica.

Su perfil es muy claro: trabajó 15 años en bancos, cuatro años como asesor y en estructuraciones financieras. Católico y educado con los jesuitas, declara que “en todo” trata de “amar y servir”.

-No me queda claro si la banca ética refiere a un tipo de emprendimiento nuevo, como fueron en su momento los microcréditos, o bien a un espíritu nuevo dentro de instituciones ya existentes.

-La banca ética es un modelo financiero diferente. Nada nuevo ni revolucionario. Pero sí creo que es una versión 2.0 de las experiencias propuestas sobre fines de los 60 y de las actuales de microcréditos o microfinanzas. La banca ética se define en torno a cuatro pilares: una clara definición de qué sectores va a financiar (por ejemplo, medioambiente, desarrollo social, educación y cultura); no realiza ningún tipo de inversión especulativa, lo que es una innovación o “transgresión” para las entidades financieras actuales; total transparencia sobre dónde coloca el dinero, dando a conocer los emprendimientos apoyados; no se remunera en base a bonos y respeta una escala acotada de diferencias en las remuneraciones.

El movimiento Banca Ética tiene referentes en todo el mundo. En Europa, Triodos Bank (al que Banca Ética Latinoamérica tiene como referencia y Joan Melé promueve), Banca Ética Italiana, la Fiare española, GLS en Alemania, etcétera. Todos los bancos éticos o en valores se congregan en torno a la Alianza Global por una Banca con Valores o Global Alliance for Banking on Values. Esta alianza tiene más de 200.000 millones de dólares de activos, en 55 bancos y con 60 millones de clientes. En Latinoamérica la banca ética como movimiento tiene presencia en Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Colombia y próximamente México, Paraguay y Costa Rica. En cada país tiene distintos niveles de avance. Por ejemplo, en Chile se está avanzando con la solicitud de licencia bancaria, hay un crowlending de 20 millones de dólares de carteras de activos y un fondo de inversión que lanzaron junto a la Corporación de Fomento de la Producción, una agencia del gobierno de Chile, por 15 millones de dólares. Los casos de Argentina y de Uruguay son similares, y se han recorrido y contactado prospectos de créditos para comenzar las operaciones en marzo de 2020. Brasil es especial, ya que se comenzó con un prototipo que ahora se frenó para relanzarlo con una capacidad de crecer a escala (Brasil tiene otra escala). En Colombia este año se conformó un grupo de trabajo que comienza a gestar la futura banca ética colombiana, y al resto de los países Joan Melé los ha visitado y está por volver por segunda vez, momento en el que invita a formar los grupos.

Para leer la entrevista completa en la diaria.com.uy pincha aquí.

Sebastián Cantuarias: Estamos en la cruzada de crear un banco

Sebastián Cantuarias: Estamos en la cruzada de crear un banco 566 704 Banca Ética Latinoamérica

Sebastián Cantuarias, directivo de la Fundación Dinero y Conciencia fue entrevistado por Catalina Allendes, en el programa Lab Café, en Radio Zero 97.7. Allí  ahondó sobre los alcances de la banca ética en Chile y su rol frente al desafío de instaurar una Nueva Economía.

 Doble Impacto es la plataforma de inversiones donde se están incubando las capacidades para crear el primer banco con fundamentos de banca ética en Chile.  Agregó que se trata de un grupo de gente muy grande de profesionales que estamos en la cruzada de crear un banco. 

En este sentido, Sebastián Cantuarias explicó que hablamos de banca ética y no de banco ético porque estamos hablando de un proceso de transformación de la sociedad y del sistema financiero global, más que sólo la creación de un banco.  “Y Doble Impacto surge como un camino de fortalecimiento de capacidades de formación de equipo, de análisis de cartera, de encontrar inversionistas, etc”.

La propuesta central de la banca ética de tener criterios éticos de inversión y eso se materializa cuando «mientras tú dinero no lo estás ocupando, esté invertido en proyectos que generen impacto positivo».

Educación, Inclusión y Naturaleza son prioridad

Doble Impacto trabaja principalmente en las áreas de Educación y Cultura, Inclusión y Desarrollo Social y Naturaleza y Medio Ambiente, cada una de estas tres áreas se abren en 150 subsectores. Y estos sectores tienen diferentes relaciones con el sistema financiero»hay algunos que no se pueden financiar, hay otros que sí se pueden financiar pero a muy alto costo» en franca alusión al perfil de clientes de empresas e instituciones que son considerados para el financiamiento.

Alertó que es muy importante que la gente entienda que nosotros aún no somos banco, por lo tanto lo que hacemos ahora es desde una plataforma juntar a una empresa o institución que requiere un financiamiento, evaluamos su impacto y su criterio de riesgo y establecemos su estructura de crédito y se la ofrecemos a los inversionistas que puedan participar en ella.

Cada proyecto tiene su tasa de retorno, tiene sus plazos, tiene sus cuotas; porque parte del trabajo que «nosotros hacemos en Doble Impacto, es mirar con la empresa cuál es el mejor financiamiento para ellos y se establece pago de cuotas o plazos que son lo mejor para la empresa».  Para revivir la entrevista completa te compartimos más abajo el programa completo.

#LabCafé de #RadioZero junto a Catalina Allendes

Posted by Zero 97.7 on Monday, December 16, 2019

Conoce las noticias y eventos de tu país

Quiero impulsar el proyecto de Banca Ética Latinoamérica en mi país.