Para la banca ética las personas y el planeta son más importantes que el dinero